lunes, marzo 26, 2007

Una abuela de 73 años se prostituye para no sentirse sola

Una abuela de 73 años que logró dejar la prostitución tras más de dos décadas de ejercerla en una esquina de la capital portuguesa declaró a la prensa lisboeta que volvió a vender su cuerpo para no sentirse sola.

Entrevistada por el periódico, que publica una foto en la que se la ve de espaldas, asegura que llegó a abandonar la prostitución tras ejercerla durante 22 años en los muelles de Cais do Sodre, en la desembocadura del Tajo.

Pero después de seis meses «estaba siempre sola, no tenía a nadie y echaba de menos la esquina -declaró- donde había pasado tanto tiempo y conocía a mucha gente».

O yo soy muy estrecho de miras o este mundo está bastante más jodido de lo que pensaba.

Via: La Voz de Galicia

1 comentario:

P. dijo...

A esta noticia le falta poner el numero de teléfono de la cachonda.