martes, marzo 24, 2009

¿Beberías orina de vaca como refresco?

Esa es la pregunta que nos lanza el amigo P a través de un artículo de 20 Minutos. Se trata de una idea india para hacer frente a la todopoderosa Cocacola. Si nos quedamos así, la verdad es que muy pocos se (ya digo, SE) aventurarían a probarla pero, según parece, tiene propiedades contra los microbios y es buena para el hígado. Así que ya veo a más de uno amorrao a la botella una tarde de resaca.

Sinceramente y en serio: la idea tampoco es descabellada, siempre que se garantice que no entraña ningún riesgo para la salud tampoco creo que sea para tanto. ¿O alguien se atreve a decir que es mucho mejor y más saludable beberse una cocacola?

Posiblemente y sin saberlo muchos de vosotros/as os estais echando semen de ballena por la cara o, incluso, por los labios (¿será un mito?). Al final todo es una cuestión cultural.

Artículo.

Gracias P.

4 comentarios:

J.T. dijo...

Por los clavos de cristo!!!

Seguro que bebemos y comemos cosas mucho más nocivas para nuestro corpiño pero desde luego no creo que puedan superar al fastuoso sabor que le presupongo al "refresco" en cuestión. Conmigo que no cuenten.

P. dijo...

Bueno esto podría complementarse con la caca-burguer. Según vi ayer en un reportaje es una hamburguesa, inventada por un chino, hecha a base de residuos de los alcantarillados fecales, usease proviniente de excrementos humanos. Parece ser que es muy proteíca y baja en grasas...En fin no comment!

morrallas dijo...

Non me explico como a cousa esa chamada 20 minutos non vai ó tacho... Pola miña parte estou convencido que máis sano sería beber o noso propio orine, como xa defende o doutor Pérez León...

estupidiario dijo...

Morrallas, si te bebes tus propios orines caerías en un círculo vicioso, no obtendrías los aportes que supuestamente no tienes. De todas maneras, lo de beberse los orines no es exclusivo del Dr. Pérez León. Que le pregunten al que se perdió varios días en el maratón de las arenas.

Yo creo que lo mejor que puedes hacer con tu propio pis es echártelo en las manos para los sabañones.